Compartir

Los países de la Unión Europea han aprobado este jueves (14.06.2018) una serie de aranceles en represalia a importaciones estadounidenses. El bloque avanza en su promesa de responder a Washington por gravar importaciones de acero y aluminio procedentes del bloque. Las naciones de la UE dieron luz verde a una lista de productos propuestos por la Comisión Europea que serán alcanzados por los aranceles, como cacahuates, jugo de naranja, jeans, motocicletas y güisqui. Ahora la lista regresará a la Comisión para su aprobación. Se espera que la institución de la UE finalice este proceso hacia fines de junio.

En un primer paso, la UE impondrá inicialmente aranceles que afectarán anualmente a importaciones procedentes de Estados Unidos valoradas en hasta 2.800 millones de euros. En un segundo paso, se aplicarían aranceles a productos por valor de 3.600 millones de euros. Se alcanzarían así los 6.400 millones de euros, el mismo valor de las exportaciones de la UE a las que afectarán los aranceles estadounidenses.

Posible aumento de precio para consumidores europeos

Los aranceles estadounidenses ascienden al 25 por ciento en el caso del acero y al 10 por ciento en el del aluminio. El bloque europeo considera que dichos aranceles infringen las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y ya había remitido a ese organismo una lista de productos estadounidenses a los que podría aplicar mayores impuestos.

Esta diferenciación en dos tramos se debe a que los aranceles estadounidenses están divididos en dos categorías. Por un lado, hay nuevos impuestos a productos cuya exportación a Estados Unidos no se había intensificado últimamente. Por otra parte, hay nuevos aranceles a productos cuya exportación a Estados Unidos aumentó recientemente.

La UE quiere impugnar la segunda categoría ante la OMC antes de responder con su segunda tanda de aranceles, que podría tardar tres años en llegar. La imposición de aranceles a productos estadounidenses puede suponer un aumento de precios para los consumidores europeos. Además de alimentos, ropa y motocicletas, también afectará a productos de acero o barcos. Las tasas previstas para estos productos serán del 25 por ciento.

Fuente: Deutsche Welle