Compartir

Con un mensaje claro Miguel Mario Díaz- Canel Bermúdez asumió la Presidencia de Cuba este jueves 19 de abril.  Su presidencia, según dijo en el discurso de posesión, seguirá la línea política hasta hoy marcada por el régimen Castrista. Aseguró:  “Cuba no hace concesiones contra su soberanía e independencia”

El hasta hoy vicepresidente cubano de 57 años, sustituye a Raúl Castro, quien se retira del poder tras 12 años de presidencia. Fue ratificado como primer mandatario en la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento unicameral), con el 99,83% de los votos. El flamante presidente declaró que su antecesor Raúl Castro, hoy expresidente cubano, seguirá encabezando las decisiones de mayor trascendencia.

“El mandato dado por el pueblo a esta legislatura es dar continuidad a la revolución cubana en un momento histórico crucial, que estará marcado por todo lo que debemos avanzar en la actualización del modelo económico”, añadió Díaz-Canel en su discurso de posesión.

El presidente saliente saludó la elección Díaz-Canel y se puso de pie al aplaudir a su sucesor quien ya pasa a la historia como el primer presidente de Cuba que no se apellida Castro, desde el inicio de la revolución.

Además, el nuevo presidente elogió a Raúl Casto enfatizando su “obra colosal” al frente de Cuba y su “fundamental legado de resistencia ante las amenazas y agresiones”. Díaz-Canel anunció que la conformación de su Consejo de Ministros se decidirá en el próximo periodo de sesiones de la Asamblea, mismo que estaría previsto para julio.

¿Quién es Díaz-Canel?

Creció en Villa Clara, donde los vecinos aún lo recuerdan como un joven comunicativo y muy patriota, se convirtió en el primer secretario del Partido Comunista de Cuba(PCC) de la región, cargo que ocupó por casi una década.

En 1982 se gradúa como ingeniero electrónico de la Universidad de Villa Clara y realizó su servicio militar obligatorio hasta 1985.

En 1987 se involucra en una delegación de apoyo al sandinismo en Nicaragua, actividades que complementa con su trabajo como docente.

Desde 1994 comenzó a ascender en el partido, ganando la reputación de funcionario trabajador y modesto. La simpatía de su pueblo lo llevó a que, en 2009, Raúl Castro lo tomara en cuenta como ministro de Educación Superior, por primera vez un cargo de exigencias a nivel nacional. A él Cuba le agradece la implementación y actualización de tecnología en las aulas de estudio e incluso fue el primer político cubano en aparecer con una laptop en sesiones gabinete. Para 2012, se convirtió en vicepresidente y meses después, con las elecciones, en primer vicepresidente.