Compartir

La concejala brasileña Marielle Franco, del izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y que se había convertido en una dura crítica de la intervención del Ejército en la seguridad de Río de Janeiro fue asesinada a balazos en el centro de esa ciudad, informaron fuentes oficiales.

Marielle Franco, una conocida activista de los derechos humanos, fue tiroteada cuando transitaba en su vehículo por una calle del centro de la ciudad tras haber participado en un acto político. En el ataque también murió el conductor de su vehículo mientras que una asesora de la política identificada como Fernanda Chaves sufrió heridas.

La principal hipótesis de la Policía es que se trató de una ejecución, según señaló el portal de noticias “Globo”. El asesinato causó de inmediato conmoción en Brasil. Franco, oriunda de la convulsa favela Maré en la zona norte de Río, era conocida desde hacía años por su activismo contra el racismo, la discriminación y la violencia policial en la ciudad.

Mientras que la Policía Civil de Río de Janeiro informó que el ataque fue efectuado por pistoleros que estaban en otro vehículo y que dispararon indiscriminadamente sin hacer ninguna advertencia.

El crimen ocurrió casi un mes después de que el presidente brasileño, Michel Temer, decretara una intervención federal en la seguridad de Río de Janeiro para combatir la ola de violencia que afecta al estado más emblemático de Brasil desde los Juegos Olímpicos de 2016. La intervención fue decretada el 16 de febrero y refrendada por amplia mayoría por la Cámara de Diputados y el Senado.

La decisión cede a los militares el control de la seguridad en Río hasta finales de 2018 tras la ola de violencia que el año pasado causó 6.731 muertes, entre las que se cuentan las de más de 100 policías y diez niños alcanzados por “balas perdidas”.

Fuente: Deutsche Welle