Compartir

El conservador Sebastián Piñera, que inició su segundo mandato el fin de semana, prometió mejorar una controvertida reforma de impuestos impulsada por la expresidenta Michelle Bachelet, para otorgar certeza jurídica a los contribuyentes.

“Es un proyecto que fiscalmente va a ser neutro en términos de recaudación. Eso no significa que no podamos tocar alguna tasa”, dijo el ministro de Chile, Felipe Larraín.

“No se trata de una baja de impuestos, pero no significa que no pueda tocar una tasa si es que hay compensaciones por otras partes”, agregó.

El gobierno de Bachelet promulgó una compleja reforma tributaria y luego intentó simplificarla, aunque no fue suficiente para reimpulsar las inversiones y el crecimiento de la economía, según analistas.

Larraín dijo esta semana que prevén presentar el plan de modificación prontamente.

Fuente: Reuters