Compartir

El reemplazo anunciado este martes del secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, por el actual director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, augura una nueva etapa en la relación de Trump con sus vecinos del sur, según algunos expertos.

Pompeo es un exponente de la línea dura republicana, que como director de la CIA habló de “riesgos políticos” en América Latina, expresó esperanza por un cambio de gobierno en Venezuela y dijo mirar de cerca la situación de México y otros países.

Pompeo llegó a reconocer que, cuando fue ex director de la CIA, los servicios de espionaje estuvieron detrás de algunas de las sanciones que se adoptaron contra el presidente Nicolás Maduro. “La segunda o tercera batería de sanciones obedecía a nuestras recomendaciones”, afirmó.

“Venezuela podría convertirse en un riesgo para Estados Unidos”, dijo Pompeo a la cadena televisiva Fox en agosto del año pasado. “Los cubanos están ahí; los rusos están ahí, los iraníes, Hezbolá están ahí. Esto tiene el riesgo de llegar a un lugar muy malo, por lo que Estados Unidos debe tomarlo muy seriamente”.

Un mes antes, en julio, el director de la CIA había realizado unas declaraciones polémicas sobre Venezuela durante un foro de seguridad del Instituto Aspen, en Colorado.

“Tenemos muchas esperanzas de que pueda haber una transición en Venezuela y la CIA está haciendo lo mejor para entender la dinámica allí”, dijo este exmilitar y excongresista de 54 años.

“Estaba justo en Ciudad de México y Bogotá una semana antes de hablar por última vez sobre este mismo problema, tratando de ayudarlos a entender las cosas que podrían hacer para que puedan tener un mejor resultado para su parte del mundo y nuestra parte del mundo”, agregó.

Una pregunta inmediata que surge es si Pompeo impulsará sanciones al sector petrolero de Venezuela, algo que supondría un golpe más severo para Maduro pero que el gobierno de Trump evitó hasta ahora con Tillerson en el Departamento de Estado.

“Esperamos que el Departamento de Estado tenga una política mucho más efectiva, enérgica y productiva, no solo en Venezuela, sino en Cuba y en la lucha contra las drogas en la región”, dijo  Roger Noriega, jefe de la diplomacia estadounidense para Latinoamérica en el gobierno de George W. Bush.

Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, un centro de análisis regional de Washington, señala que “Pompeo es más halcón y puede implementar políticas un poco más duras en temas como drogas, inmigración, seguridad y Venezuela”.