Compartir

Mientras suena la música relajante en un hotel de alta categoría de la ciudad de Barquisimeto, Henri Falcón da instrucciones a su jefe de prensa con energía. Está animado. Cita encuestas que le dan una oportunidad en la carrera para ser presidente de Venezuela.

¿Qué es Henri Falcón? Es la pregunta que muchos se hacen en Venezuela.

“La principal virtud de Falcón es su principal debilidad”, le dice a BBC Mundo Edgard Gutiérrez, coordinador de la encuesta Venebarómetro.

“En un ambiente tan polarizado, eres azul o rojo. Si estás en medio, te desdibujas. Hay electores que podrían simpatizar con eso, pero los polos pesan más y te consumen la energía si no te defines. Ese es su reto”, asegura el analista.

Más allá de las opiniones sobre Falcón hay unos hechos. Tanto cuando se identificaba como chavista como cuando era opositor logró amplias victorias: fue en dos periodos alcalde de la ciudad de Barquisimeto, a unas cinco horas de Caracas en auto, en el centro-este del país, y gobernador del estado Lara otros dos mandatos.

En octubre perdió la reelección como gobernador ante la candidata chavista. En medio de denuncias de irregularidades y de fraude por parte de la oposición, Falcón fue el primero en admitir y aceptar la derrota.

Mientras los principales partidos de la oposición decidían entonces no participar en las municipales de este domingo, su organización, Avanzada Progresista, sí estuvo y defendió la vía electoral.

Lamenta haberle entregado las alcaldías al chavismo y tiene claro que sólo ganarán masificando el voto.

En plena fractura de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición de partidos que une (¿unía?) a los partidos opositores, Falcón está decidido a desafiar a los cuatro grandes organizaciones que dice que la dirigen. El candidato presidencial tiene claro que la MUD adolece de una profunda división que le impide llegar a consensos por el bien del país.

De acuerdo a la encuesta de Venebarómetro de diciembre 2017, 65,7% tiene una evaluación negativa de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición de los grandes partidos opositores. Falcón no estaba dispuesto a cargar con la incoherencia táctica y política de la MUD, su primer paso fue romper con esta coalición, y actualmente representa una salida al chavismo y al régimen de Maduro.