Compartir

Once naciones, entre las que se encuentran algunas de las economías de más rápido crecimiento en la región Asia-Pacífico, sellarán el jueves un histórico acuerdo en Chile para reducir barreras comerciales, en momentos que Estados Unidos apunta a un creciente proteccionismo y amenaza con una guerra arancelaria.

En una ceremonia encabezada por la saliente presidenta chilena Michelle Bachelet, los miembros del naciente bloque suscribirán el denominado Acuerdo Global y Progresivo para la Asociación Transpacífico (CPTPP, por su sigla en inglés), uno de los mayores pactos comerciales surgidos en los últimos 20 años.

La firma del acuerdo, uno de los tres mayores a nivel mundial, ocurre días después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció un plan para decretar fuertes aranceles a las importaciones de acero y aluminio, los que podrían ir acompañados de un “gran impuesto” a la Unión Europea.

“Cuando hay cierres de fronteras comerciales y cuando hay tarifas que se colocan a ciertos productos (…) nosotros (con este acuerdo) vamos a dar una señal de apertura”, dijo el canciller chileno, Heraldo Muñoz.

El CPTPP, que incluye a Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, establece mecanismos para eliminar aranceles sobre productos industriales y agrícolas en una zona con un intercambio comercial que supera los 3,84 billones de dólares.

El pacto, que no ahonda en temas controvertidos como propiedad intelectual, reafirma los principales ejes acordados hace un año por el bloque pero que sufrió ajustes luego de que Estados Unidos se retiró de las negociaciones con la llegada de Trump a la Casa Blanca.

“El CPTPP se ha vuelto más importante debido a las amenazas crecientes para la operación efectiva de las reglas de la Organización Mundial del Comercio”, dijo recientemente el ministro de Comercio de Nueva Zelanda, David Parker.

Según cálculos del área económica de la cancillería chilena, el CPTPP abarca un mercado de 498 millones de personas, con un Producto Interno Bruto per cápita de 28.090 dólares y representa un 13 por ciento de la economía global.

Junto con preservar la esencia del TPP original, el acuerdo negociado incorpora 20 suspensiones acordadas para resguardar los balances entre los 11 países, especialmente en materia de propiedad intelectual en sectores como, por ejemplo, farmacéutico y derechos de autor. El pacto también considera la protección del medioambiente y abre la puerta a nuevos socios.

Pese a su oposición original, Trump dijo en enero que Washington podría suscribir el acuerdo. Australia también mencionó hace unas semanas que está abierta a la idea de que Reino Unido se sume al bloque después de que abandone la Unión Europea.

El CPTPP entraría probablemente en rigor a fines de este año o en la primera mitad del 2019, una vez que se hayan cumplido ciertos trámites legales en los países asociados.

Fuente: Reuters