Compartir

El empresario chileno Gerardo Sepúlveda, exsocio del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, en las empresas Westfield Capital y First Capital, reconoció ante la Fiscalía peruana que sus empresas hicieron negocios con Odebrecht, y negó que el mandatario interviniera en los mismos.

Sepúlveda respondió a más de un centenar de preguntas de los fiscales centradas en los negocios que las empresas de Kuczynski y el empresario chileno con Odebrecht entre 2004 y 2013, y particularmente en la época en la que el hoy presidente se desempeñó como ministro del Gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).

Sin embargo, descartó que este influyera en su condición de funcionario público para beneficiar a la empresa o a Odebrecht, y apuntó que las actividades de su socio en el Estado “ni interferían, ni beneficiaban, ni afectaban las consultorías prestadas y las inversiones”.

Kuczynski afrontó el pasado 21 de diciembre un pedido de destitución de su cargo presentado por la oposición en el Congreso tras revelarse que una empresa suya había dado consultorías a Odebrecht entre 2004 y 2007, un período en el cual fue ministro de Economía y primer ministro del gobierno de Toledo.