Compartir

El acuerdo de garantías electorales que firmaron tres partidos de oposición y nueve organizaciones del Polo Patriótico, este 1 de marzo, ratifica que los diálogos entre las partes implicadas tuvo sus frutos.  Horas antes de la suscripción del documento, el candidato por Avanzada Progresista, Henri Falcón, anunció que la oposición había mantenido reuniones con representantes del Gobierno, para acordar las garantías electorales. Quienes lideraron las negociaciones fueron Henrique Capriles (PJ) y Henri Falcón (AP); también estuvieron presentes Stalin González (UNT), Enrique Márquez (UNT), Luis Aquiles Moreno (AD), Roberto Marrero (VP) Delcy Rodríguez y Jorge Rodríguez.

El acuerdo guarda similitudes importantes con la propuesta trabajada por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) y los representantes del Gobierno, durante la etapa de diálogos en República Dominicana.

Las condiciones no negociables de la oposición fueron aceptadas en su mayoría:

  1. Se cambio de fecha de los comicios presidenciales, postergando el proceso para el 20 de mayo.
  2. La observación electoral internacional está permitida, para lo cual se solicitó la presencia de la Organización de Naciones Unidas (ONU)para que conforme una misión. Asimismo, se abrió la puerta a la realización de todas las auditorías técnicas.
  3. Se dispuso que existe equidad en el acceso a losmedios de comunicación para los candidatos a la presidencia; y, a su vez, el Gobierno se comprometió a suspender  las cadenas de radio y televisión durante la campaña electoral.
  4. Se aseguró el retorno de los centros de votaciónque fueron cambiados de lugar en las elecciones regionales y municipales; así como, se realizará una amplia difusión para conocimiento de los electores.
  5. Se reactiva el registro electoral en el exterior.
  6. Se designará mediante sorteo a los miembros de las mesas de votación.
  7. También se suma la elección de los consejos legislativos de los estados y de los concejos municipales.

En el nuevo documento se agrega además se establece reuniones periódicas entre los candidatos y los miembros del Plan República y también se exige que los puntos en apoyo político, considerados ´puntos rojos´ sean ubicados a una distancia no menor de 200 metros de los centros de votación.

El encabezado del acuerdo es el mismo que el documento desarrollado en República Dominica y establece que “los objetivos son la afirmación de la soberanía nacional, la estabilidad democrática, la gobernabilidad, el pleno respeto de los derechos humanos, las garantías en los procesos electorales, la cooperación ante las coyunturas económico-sociales existentes, afirmar el estado de derecho constitucional, el desarrollo pleno de los derechos políticos y el compromiso por el respeto democrático, el rechazo absoluto a la violencia como instrumento político y una política de reconciliación, como fundamento para la convivencia democrática nacional”.