Compartir

El Petro, la criptomoneda implementada por el Estado venezolano, recibió ofertas de “intención de compra” por 735 millones de dólares durante las primeras 20 horas de la preventa; así lo afirmó el presidente, Nicolás Maduro, durante la presentación de los primeros resultados.

Maduro no especificó el valor de cada Petro que, dijo, “refuerza nuestra independencia y soberanía económica”.

La preventa privada que se extenderá hasta el 19 de marzo de este año, tuvo su punto de partido en 38.4 millones de Petros, sobre una emisión de 100 millones. A partir del 20 de marzo, comenzará la oferta inicial pública de otros 44 millones y el resto, 17.6 millones, se los reservará el Estado.

Expertos en monedas digitales observan el comportamiento de la nueva criptomoneda con intriga y sospecha, sin dejar de lado la preocupación por la potencial falta de supervisión. Para Bobby Ong, cofundador de CoinGecko, todavía faltan preguntas que responder.

Asimismo, el Mandatario ordenó este martes la certificación de más de 5.000 mineros para explotar la criptomoneda en el país. “El Superintendente Carlos Vargas me está pidiendo la autorización para emitir los tramites a todo los mineros de que se han inscrito en el Blockchain nacional y cumpliendo las normas de seguridad ¡Autorizado!”, expresó Maduro.

Maduro espera que el Petro abra “nuevas vías de financiamiento” ante las sanciones de Estados Unidos, que prohíben a ciudadanos y empresas estadounidenses transar deuda emitida por Venezuela y su estatal petrolera PDVSA. Tanto el país como la compañía fueron declaradas el año pasado en default parcial por pagos atrasados de intereses y capital de títulos de deuda. Sin embargo, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha advertido a sus ciudadanos y a sus empresas que hacer transacciones con el Petro equivaldría a violar las sanciones contra el país sudamericano.